lunes, 30 de junio de 2008

Me duelen las ganas...

Me duelen las ganas de estar haciéndote el amor.

Desnudarte lentamente y dejarte vestida sólo con el calor de mi mirada.
Dejar que mis manos recorran tu cuerpo, rompiendo los límites de la pasión.
Recorrer tus montañas con delicadeza y perderme en el valle de tus deseos.


Hacerte percibir la súplica de mis ojos pidiéndote ser dos en uno…
Escucharme susurrar, gemir, jadear, decirte “te quiero” cuando todo mi ser se haya volcado dentro de ti.

Experimentar la sensación de tocar el sol y la luna cuando sólo seamos uno.

Acabar cubriendo mi desnudez con las cenizas nacidas en tu fuego,…
… y hallar la paz entre tus brazos.