sábado, 18 de diciembre de 2010

¿Por qué...?

A pesar de que no quiero aferrarme a los recuerdos...
-si lo hiciera sería cuando mi pasado inundaría mi presente de ausencias-…
… hoy, estos, no me sirven.

Abro la caja de los motivos, y se me escapan sin poderlos atrapar.

Mi alma deambula por cielos sin estrellas.
Sacudo mi corazón, pero suena vacío…
Busco mis sentidos, pero están desaparecidos.

Y con un grito silencioso me pregunto…
¿Por qué no estoy conforme conmigo mismo?
¿Por qué me planteo si soy realmente auténtico?
¿Por qué últimamente vivo en contra de mi mismo?

Y me doy cuenta de que tengo que ser paciente con todo lo que no está resuelto en mi alma, en mi corazón y en mis sentidos.

Y trato de amar estas preguntas.
Y trato de vivir estas preguntas.

Y las respuestas, cautelosas, comienzan a hacer su aparición…