domingo, 3 de marzo de 2013

90...

90… Días

He necesitado para cerrar un periplo personal que me ha brindado la oportunidad de tener durante los últimos casi diez años de mi vida como frontera física hacia el Norte al Mar Cantábrico…

En apenas noventa días he tenido que…
… desalquilar una casa para alquilar otra,…
… hacer las maletas y deshacerlas de nuevo,…
… enfriar un hogar para calentar otro,…

Y tan sólo en el último de estos días he sido consciente de que mi vida está cambiando continuamente.

90… Horas

He precisado para meter en el baúl de los recuerdos las personas que jamás olvidaré, las cosas que me faltaron por hacer, los sueños que ya no podrán ser…

En apenas noventa horas he tenido que…
… luchar contra la melancolía que abrumaba mi alma,…
… llorar las lágrimas que me quemaban por dentro,…
… cerrar dos historias que viví sin apenas ponerles final,…

Y tan sólo en la última de estas horas he sido consciente de que tenía la oportunidad de no pensar en lo que pudo ser y de no buscar alguna explicación.

90… Minutos

He requerido para comenzar a liberarme de todo lo que para mí no es saludable: lugares, personas, sentimientos, situaciones, vivencias,...

En apenas noventa minutos he tenido que…
… dejar que la soledad siga siendo mi compañera,…
… resguardar mi alma, mi corazón y mis sentidos con una gruesa capa de frialdad,…
… tratar de descartar que mis problemas se llamen… “Tú”.

Y tan sólo en el último de estos minutos he sido consciente de que era el momento de cambiar de dirección…

90… Segundos

Me han bastado para ser consciente de que, a pesar de los avatares, continúo vivo y sigo viviendo...

En apenas noventa segundos he tenido que decidir que,…
… aunque por FUERA te conozca prácticamente de memoria,…
… NO pienso continuar intentando descubrirte por DENTRO.

Y tan sólo en el último de estos segundos he sido consciente de que anhelo en mí quedarte.