miércoles, 23 de septiembre de 2009

Libertad...

Libertad es la capacidad de elegir lo que creemos es mejor para nosotros.
Libertad es aceptar todos los resultados de nuestras elecciones.
Libertad no es la ausencia de compromisos.


He pasado parte de mi vida siendo esclavo de algo o de alguien, así que debería entender el significado de la palabra libertad.
Desde niño he luchado para que ésta fuese mi tesoro más importante.

  • Luché… -todavía lucho-… contra todas aquellas personas que quisieron hiciera lo que ellos querían que hiciera.
  • Batallé… -todavía batallo-… contra infinidad de ambientes hostiles.
  • Combatí… - aun lo hago-… por ideales.
  • Peleé… -continúo en ello-… por defender mis principios.
  • Batallé… -moriré guerrero-… por hacerme respetar.


Jamás seré un esclavo de una vida que no haya escogido.
Jamás consentiré que alguien decida qué vida debo vivir porque ella considere que vivir esa vida es la mejor para mí.
Jamás he tenido miedo… -ni tendré-… de cualquier cambio que venga a sacudir el mundo al que estoy acostumbrado.

Ser libre me ha llevado a hacer cosas que no debería haber hecho y que no volveré a repetir; a tener muchas cicatrices en mi alma y en mi corazón; a herir alguna gente, a la cual tarde o temprano he acabado pidiendo perdón.

No me arrepiento de haber vivido los momentos en los que sufrí, pues llevo mis cicatrices como si fueran medallas.

Sé que por ser libre hay que pagar un alto precio, tan alto como el precio de la esclavitud.

La única diferencia es que siendo libre pagas con placer y con una sonrisa, incluso cuando son un placer y una sonrisa preñados de lágrimas.