miércoles, 23 de septiembre de 2009

Ventanas abiertas...

De tanto dejarte las ventanas abiertas,...
... por fin decidiste colarte entre mis sueños.

Estuve abrazado a tu corazón,...
... fundido con tu alma,...
... reconfortado con las caricias de tus palabras,...
... fortalecido con ese amor tan inmenso que me regalabas en cada gesto.

Estuviste haciendo de mi despertar una realidad a la que no me apetecía acudir.

Pero por más que he intentado encontrarte al abrir mis ojos,...
... tú también habías vuelto a tu realidad,...
... ¡lejos, demasiado lejos de mi!

Quiero soñarte cada noche así,...
... hasta que la vida quiera que se crucen nuestros caminos,...
... y quien sabe si entonces mis sueños se harán realidad.