sábado, 13 de marzo de 2010

Despertar...

He despertado del letargo de la compadecencia,...
... con ganas de vivir intensamente cada instante,...
... porque el siguiente será diferente.

Vuelvo a disfrutar cada día de las mil sensaciones que éste aporta,...
... y el sencillo y mágico momento de ver amanecer vuelve a hacer sentirme afortunado de poderlo contemplar.
Vuelvo a recuperar las fuerzas de tornar al mundo y compartir con las personas que quiero y me importan el tiempo que me queda libre,...
... siempre con una sonrisa, impregnando TODOS los momentos de cariño.
Vuelvo a ser capaz de inventarme mil planes que me entusiasman y acojo con ilusión,...
... con ganas de involucrarme, de crear, de imaginar, de hacerlos realidad.

Cada día tengo más fuerza interior que el anterior.
Siento que mi corazón se me acelera al pensar en un mañana, en un futuro.
Me siento impaciente por seguir descubriendo la vida que aún me queda por vivir.

He vuelto a hacer mío el sentido de mi vida y a conseguir que una palabra,...
... un gesto,...
... una sensación,…
... me hagan sentir feliz.

Se quedan en el camino muchos sueños a medias en los que había puesto muchísima ilusión.
Sueños que por el momento no se cumplirán y puede que jamás se cumplan.

Sueños que llevaba años persiguiendo y dejé escapar por miedo,...
... y mis lágrimas no me dejaron ver como se alejaban hasta que los perdí definitivamente.

Pero todo eso ha quedado en el pasado y ahora, con las lecciones aprendidas, quiero disfrutar del presenta que yo he creado para mí.

Quiero comenzar a disfrutar de los nuevos sueños que empiezo a crear y no dejar que mi ilusiones se pierdan de nuevo por los caminos.

¡¡¡Quiero vivir y no perder ni un instante!!!