domingo, 7 de marzo de 2010

Reflexiones...

Hace tan sólo unos pocos días leía en http://memoriasdeunamargado.blogspot.com la frase que acompaña a la imagen que abre esta entrada.

Desde entonces, no ha dejado de darme vueltas por la cabeza, haciéndome reflexionar sobre cuán acertada o equivocada es la situación que en ella se detalla.

Incluso he ido un poco más lejos, pues he llegado a preguntarme…

¿ES, en realidad, MI CORAZÓN, teniendo a éste como una de las partes de mí capaz de amar y querer, UNO?

Al intentar responderme a esta pregunta, ha surgido otra...

¿He amado y querido a alguien con TODO mi corazón?

Tratando de encontrar respuestas a esta segunda pregunta, me vi en la necesidad de rebuscar en el cajón del olvido para indagar en todos aquellos “amores y quereres” que a lo largo del tiempo he sentido.

Me propuse también mirar con ojos analíticos y críticos todas y cada una de las costuras que tiene mi corazón por causas del amor y del querer.

Después de algún tiempo, y tras muchas reflexiones, supe cual era la respuesta…

¡¡¡No, no he amado y querido a nadie con todo mi corazón!!!

Encontré también la respuesta a mi primera pregunta: MI CORAZÓN nunca ha sido uno, sino que ES UN CONGLOMERADO DE FRAGMENTOS, cada uno de ellos capaz de amar y de querer a alguien de forma diferente, de manera única e irrepetible.

¡Me he dado cuenta de que alguna vez amé y quise hasta dolerme!

¡¡Me he dado cuenta de que cada vez que he amado y querido a alguien lo he hecho con algunos de los pedazos de los que está constituido mi corazón!!

¡¡¡Me he dado cuenta de que nunca he tenido que recomponer mi corazón por entero, sino que tan sólo ha sido necesario remendar el trozo que se había roto!!!

¡¡¡¡Me he dado cuenta de que aún tengo muchos trozos de mi corazón sin usar!!!!