sábado, 21 de abril de 2012

Me quedo...

Me quedo…
… con tu extraordinaria manera de hacerme temblar cuando me besas,…
… con cada una de las caricias que me regalas,…
… con cada uno de tus… “¡Te quiero…!”,…
… con todas tus palabras,…
… con nuestras miradas el primer instante que se cruzaron.

También me quedo…
…con las mariposas que vuelan en mi estomago con nuestros reencuentros,…
… con la paz con la que me inunda tu voz,…
… con la plenitud que me da sentirte a mi lado,…
… con cada lágrima de felicidad que me provocas,...
… con cada motivo que me das para creer en ti.

Y, por supuesto, también me quedo…
… con nuestras ganas de luchar,…
… con cada uno de los planes que hacemos,…
… con nuestras discusiones, y reconciliaciones,…
… con cada vez que nos echamos de menos,…
… con cada sueño que compartimos.

Pero las dudas, la incertidumbre y el miedo...
... que me aplastan cuando despierto...
… y compruebo de nuevo la realidad de mi soledad,…
... todo esto lo devuelvo,...
... ¡NO LO QUIERO!