domingo, 29 de abril de 2012

Y la pregunta...


... vuelve a repetirse, machacona e insistentemente,
en todas y cada una de las neuronas de mi cerebro…
“¿Piensas en ella cada mañana cuando despiertas?”.

Y, espontáneamente, una única respuesta surge pronta en mi pensamiento…
“¡No, maldita sea, no!”