miércoles, 24 de febrero de 2010

Hoy me apetece compartir...

"Si Dios me obsequiara
un trozo de vida,
vestiría desnudo,
me tiraría de bruces al sol,
dejando descubierto
no solamente mi cuerpo,
sino también mi alma.
A los hombres les probaría
cuán equivocados están
al pensar que dejan de enamorarse
cuando envejecen,
sin saber que envejecen
cuando dejan de enamorarse.
A un niño le daría alas,
pero dejaría
que él solo aprendiese a volar.
A los viejos les enseñaría
que la muerte no llega con la vejez,
si no con el olvido".

Hoy me "encontré" este poema de Johnny Welch, de su libro “Lo que me ha enseñado la vida”, y hubiera sido muy egoísta por mi parte haberme quedado con él para mí solo.