domingo, 13 de junio de 2010

¡Gracias!


Miedos y sombras amenazadoras en mi vida.
Dudas e incertidumbres que ahogan mi razón.
Dolor y lágrimas que inquietan mi corazón.
Pasado maldito que quiere reabrir mis viejas heridas ya cicatrizadas.
La continuación de una historia cuyo final se pierde en el tiempo.
Mi mundo se torna extraño.
Se embrollan los sentimientos en mi interior.

Tú estás ahí y así… ¡nada sucederá!
Seguridad y calma.
Mi escudo frente a cualquier peligro.
Dándome la certeza de que hay un lugar sereno al que siempre puedo volver.

Gracias por guiarme a través de tiempos difíciles.
Gracias por estar ahí cuando necesito seguridad.
Gracias por estar cerca de mí, estando tan lejos.
Gracias por enseñarme la satisfacción del silencio.
Gracias por convencerme de que soy especial,
y de que comparto ese don con cada ser humano.
Y,... ¡gracias,… por todo!