miércoles, 16 de junio de 2010

Si no existieras...

Si no existieras,… ¡tendría que inventarte!

¿¿¿¡¡¡INVENTARTE!!!???
¡Dios mío!

Entonces,… ¡entonces también tendría que inventarme…

… cada abrazo, cada beso y cada mimo que te dedico!
… todas las palabras que, al oído, te susurro cada día!
… todas las caricias que grabo en tu piel!

… cada mirada que te dirijo, con o sin sentido!
… cada deseo, ilusión, sueño y esperanza que tengo contigo!
… mi locura y mi cordura cuando vives dentro de mi!

… todas las veces que soñé contigo!
… todos los “¡Te quiero!” que aún no te he dicho!
… cada momento que te he echado de menos!

… cada segundo que no estoy contigo!
… cada mariposa que revolotea alrededor de mi estomago cuando pienso en ti!
... todos y cada uno de mis latidos.

… a mí mismo!